Potaje de Vigilia

09.04.2020

Ingredientes:
300 gr  de garbanzos

 250 gr de espinacas

 400 gr de bacalao desalado

 3 Und  dientes de ajo

 300 gr  de cebolla

1 Und hoja de laurel

 1 cucharadita de pimentón

 2 Und de  huevos

1 Und de rebanada de pan

150 cl de aceite de Oliva Virgen extra

 C/s de sal

Desarrollo:

1. Desalar el bacalao el día anterior cambiándole el agua de dos a tres veces.

2. Poner los garbanzos a remojo con una cucharadita de sal y bicarbonato. Debemos lavarlos después para quitar posibles impurezas. Pasado ese tiempo sólo nos quedará escurrir y apartar hasta el momento de preparar el potaje.

3. Cocinar los garbanzos podemos optar por la manera tradicional, una hora y media a fuego lento en una olla, o por la más práctica, usando la olla express. Con olla exprés  en tan sólo 15-20 minutos tendremos listos los garbanzos. En la olla rápida echamos un litro de agua, 2 dientes de ajo pelados, la hoja de laurel y los garbanzos ya remojados. Cerramos, ponemos a fuego alto y cuando comience a salir vapor, bajamos a fuego bajo y cocinamos 15 minutos.

4. Cocer los huevos y reservarlos.

5. Mientras se cocinan los garbanzos vamos a preparar el sofrito. Picamos fino uno de los dientes de ajo y pelamos el otro. Pelamos las cebollas y las picamos en juliana pequeña.

6. Coger una olla amplia vertemos aceite de oliva virgen extra y freímos el ajo a fuego medio. En cuanto empiece a "bailar", vemos que coge un tono dorado, retiramos el diente de ajo entero.

7. Añadir la cebolla y seguimos sofriendo. Salamos al gusto. Cuando esté pochada, apagamos el fuego y dejamos atemperar un poco el aceite.

8. Agregar  una cucharada de postre de pimentón de la Vera y removemos bien para que se integre perfectamente con el sofrito. Reservamos.

9. Echar ahora en varias tandas las espinacas, que en poco tiempo irán reduciendo su tamaño.

10. Rectificar de sal y dejamos cocinando un par de minutos.

11. Incorporar el Bacalao, previamente desmigado o cortado en dados pequeños  y remover

12. Agregar los garbanzos y cubrir con caldo de la cocción de los garbanzos dejando cocinar durante 8 minutos.

13. Coger una sartén con un poquito de aceite de oliva, freímos la rebanada de pan vuelta y vuelta hasta que esté dorada y crujiente.

14. Coger un mortero echamos el pan frito desmenuzado y el diente de ajo que teníamos reservado. Machacamos y hacemos un majado.

15. Con este truco le daremos consistencia al caldo y un sabor muy rico.

16. Rectificar de sazón si fuera necesario.

17. Pelar el huevo cocido, lo cortamos en pequeños trozos o a cuartos. Lo añadimos a la cazuela justo antes de servir en la mesa. Servimos bien caliente.